Cacas en la alimentación natural

Hablar de cacas me encanta, es un tema que como sabéis si me seguís por redes sociales, suelo tratar bastante y que considero que es de gran importancia.

Estoy segura de que todos o casi todos los tutores solemos revisarlas siempre y es que con ellas podemos saber muchísimas cosas sobre la salud de nuestros perros y gatos.

Las cacas pueden darnos información no solo del estado de salud general de nuestro perro, sino también de la calidad del alimento que está ingiriendo, sobre todo si hablamos de marcas comerciales de BARF, si está digiriendo bien el alimento, incluso nos puede indicar si nuestro animal está estresado y un sin fin de cosas más que iremos hablando a lo largo de este artículo.

en la transición a la alimentación natural

Empezaré hablando de las cacas durante la transición, cuando pasamos de un alimento procesado a un alimento natural, todo el sistema digestivo se tiene que regular, se tiene que optimizar y sobre todo se tiene que depurar.

Cuando tenemos a un perro o gato comiendo ultraprocesados es de esperar que al igual que su comida, las cacas sean todas iguales, sin apenas cambios ni en el color ni es la consistencia.

Esto es de lo más lógico, nosotros si comiéramos todos los días exactamente la misma comida y la misma cantidad, nuestras cacas también parecerían fotocopias, pero esto es completamente antinatural.

Cuando empezamos en la alimentación natural no nos tenemos que preocupar.

Por eso cuando empezamos en la alimentación natural, las cacas cambian durante la transición, los primeros días como estaremos dando una proteína blanca (pollo, pavo, merluza) junto con zanahoria y calabaza, las cacas se tornaran de un color naranja y seguramente serán más blanditas, dado que no estamos aportando todavía el hueso carnoso.

También serán mucho más pequeñas. más duras y menos frecuentes, ya que todo lo que está ingiriendo, su organismo lo está aprovechando, este es uno de los cambios que más llaman la atención de los tutores, lo que ocurre es que con el alimento procesado (pienso) hay muchísimos residuos que no pueden digerir, como gran parte de los cereales y esto en sus cacas hace que sean enormes y mucho más frecuentes.

Otra cosa que podremos observar es que son menos olorosas, ya que ahora su alimento no está repleto de conservantes y químicos.

TIPOS DE CACAS EN LA TRANSICIÓN

Como te comentaba al principio, durante la transición el organismo está llevando a cabo un proceso de depuración o desintoxicación y esto en las cacas también tendrá una repercusión:

  • Cacas normales y sin restos de alimento por digerir. (las que queremos conseguir cada día).
  • Cacas normales, pero con restos de alimento por digerir. (sin son vegetales, tendremos que triturarlos más, si son huesecitos, tendremos que buscar otro tipo de hueso carnoso más blando hasta que el sistema digestivo se acostumbre).
  • Cacas blandas y/o con mucosidad. (nos advierten de que algo no le está sentando del todo bien, ya sea por una leve intolerancia o que su sistema digestivo todavía no lo está asimilando bien. Las cacas blandas también se pueden dar por un exceso de vísceras).
  • Cacas excesivamente duras, como con “arenilla” y muy blancas (exceso de hueso carnoso).

*Una puntualización aquí, las cacas con moco durante la transición, son completamente normales, nos está indicando que la flora intestinal (microbiota) está regenerándose.

Estos serán los indicadores que nos marcaran si debemos corregir algo durante la transición, si estás haciendo este proceso de la mano de un nutricionista especializado, no dudes es comentárselo.

A mí personalmente me encanta que me manden fotos de cacas mis asesorados, de esta manera podemos comprobar mejor el proceso que están llevando a cabo.

cacas barferas

Una vez que hemos pasado la etapa de transición es cuando realmente podemos aprender del estado fisiológico del sistema digestivo de nuestros perros, la calidad de los ingredientes, si tiene problemas digiriendo algo o si está estresado.

Seguiremos teniendo en cuenta que las cacas serán pequeñas y duras, menos olorosas y variarán de color según lo que hayan comido anteriormente. Pero hay ciertos puntos importantes que deberemos tener siempre en cuenta y no dudaremos de contactar con nuestro veterinario de confianza si algo se sale fuera de esa variedad normal.

FRECUENCIA

La frecuencia con la que nuestro animal haga caca puede variar por varias cosas, pero principalmente la calidad del alimento. Siendo a peor calidad mayor frecuencia, es algo que podemos observar con animales que comen pienso, que lo normal es que hagan 3 o 4 veces al día, ya que tienen muchísimo producto de desecho que expulsar, porque cuanta mayor cantidad de fibra (cereales) tenga el alimento mayor volumen tendrán las cacas, por lo que el recto del animal se llena con mayor frecuencia y de ahí que hagan cacas tan a menudo.

Por ende, si nuestro animal consume alimentos naturales de calidad, lo normal será que haga caca una vez al día o incluso en días alternos. Esto no es motivo de preocupación a no ser que nuestro animal este más de 72 horas sin hacer, si esto ocurre contactaremos inmediatamente con nuestro veterinario.

COMO INTERPRETAR LA FORMA

La forma y la consistencia tambien se puede clasificar, siendo lo normal estar entre la 3 y la 4.

Aunque partamos de la base de que lo normal se encuentra entre la 3 y la 4, si nuestro animal hace caca en cualquiera de las otras formas, puede ser algo temporal, si vemos que persiste a lo largo de los días, consultaremos con un nutricionista para que nos indique que podemos hacer.

Por ejemplo, si tenemos un perro que de normal siempre está haciendo cacas entre los números 1 y 2, tendremos que tener en cuenta que posiblemente estemos dando un exceso de hueso carnoso. Esto se soluciona reduciendo la cantidad de hueso carnoso y aumentando el porcentaje de carne y vegetales.

Si tenemos, por el contrario, un perro que está haciendo cacas entre la 5 y la 6, posiblemente estemos dando un exceso de fibra, también podemos solucionar esto aumentando un poco el porcentaje de hueso carnoso.

Si tenemos un perro o gato haciendo cacas del número 7, debemos cuanto antes hacer una valoración generalizada de la alimentación y el estado de salud del animal, muy posiblemente tenga una intolerancia alimentaria o una enfermedad como por ejemplo, IBD. Por lo que es sumamente recomendable acudir al veterinario.

El estrés es un factor a tener en cuenta:

Ten en cuenta que el estrés es un factor muy importante relacionado de forma directa con la consistencia de las cacas, si tenemos un perro con altos niveles de estrés, sus cacas tenderán a ser siempre entre la 5 y la 6 y por ello no querrá decir que su alimentación sea incorrecta.

Si sospechas que esta puede ser la causa de que tu peludo haga cacas blandas de manera frecuente, te recomiendo que contactes con un etólogo o educador para que te ayude a mejorar eso.

COMO INTERPRETAR EL COLOR

El color, al igual que la forma, nos dará mucha información.

Es normal que en los perros que comen BARF las cacas varíen diariamente al igual que su comida. Pero dentro de esa variedad podremos percibir ciertos cambios que no son normales:

Colores que podemos observar:
  • Caca marrón: Las cacas de este color son las normales por excelencia, aunque es cierto que dependiendo de lo que coma nuestro perro el color variara.
  • Caca rojiza: Muy comunes si estamos dando remolacha o algún ingrediente similar que tiña de este color las heces de nuestro perro, si no es así y no relacionamos nada de su alimentación con este color, es aconsejable llevar una muestra al veterinario para descartar enfermedades.
  • Caca verdosa: Si en la dieta de nuestro animal se encuentran muchas verduras de tallos verdes, como las acelgas, espinacas o similares, será normal. También son comunes en perros que comen mucho pasto o hierba durante los paseos. De lo contrario, pueden deberse a un problema en la vesícula biliar. Si las cacas verdosas persisten incluso sin comer vegetales de este color, acudiremos a nuestro veterinario de confianza para una ecografía.
  • Caca blanca: Claramente, las cacas blancas suelen venir acompañadas de una consistencia arenosa y estreñimiento, esto nos indica que estamos dando una cantidad demasiado alta de huesos carnosos, es importante que bajemos este porcentaje.
  • Caca negra: Son frecuentes si hemos dado sangre o bazo en el menú de nuestro perro, si no es así es un indicativo de un posible sangrado interno y deberemos llevarlo al veterinario cuanto antes.
  • Caca gris: Poco frecuentes, este tipo de cacas nos suele indicar una enfermedad del páncreas.
  • Caca amarilla: Muy comunes sí estamos dando zanahoria o calabaza en grandes cantidades, sobre todo en las dietas de transición. Si no es el caso puede significar un problema hepático, por lo que deberemos acudir al veterinario.
  • Cacas con moco: Pueden indicar varias cosas, como una regeneración total de la microbiota, esto puede pasar cada 6 u 8 semanas, también son muy frecuentes durante las transiciones, ya que estamos alterando por completo (para bien) todo el sistema digestivo. Si se dan con mucha frecuencia pueden indicarnos una intolerancia alimentaria.
  • Cacas con sangre: Indican un sangrando interno y se debe llevar con urgencia al veterinario.
  • Cacas con parásitos: Comunes sobre todo en cachorros, es importante revisar las cacas y a la mínima sospecha de que hay un parásito, llevaremos muestras de caca a analizar a la clínica, ellos se encargará en caso de ser positivo el examen coprológico en recetarnos un desparasitante en función del patógeno.

Nota importante: Tener unas cacas perfectas” no implica al 100% que nuestro perro no padezca alguna enfermedad, por lo que las revisiones periódicas con nuestro veterinario de confianza, junto con analíticas y chequeos generales, son IMPRESCINDIBLES.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrar

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola hola, soy Angela!
¿En qué puedo ayudarte?